Mi vía de escape

25 October 2015

ENTREMÉS
El suscriptor: Diego Ipince, CEO de JLT Affinity Latam Solutions

Tengo 56 años pero recuerdo el instante en que conocí a mi compañera para toda la vida a los 11, cuando mi papá se apareció con una moto y mi mamá dio el grito al cielo.

Pasaron los años y me casé. Los chicos llegaron y durante diez años dejé mi moto guardada hasta que con un grupo de amigos que hacemos locuras decidimos que una o dos veces por semana treparíamos cerros con nuestros "fierros". Desde ese momento, el enduro extremo se convirtió en mi pasión.

Hace exactamente siete años decidí conocer el mundo con mi grupo de enduro. Primero cruzamos todo Bolivia y Chile y regresamos al Perú. A este viaje que duró tres emanas lo llamamos la ruta "Diego de Almagro". El segundo viaje fue "la ruta del sol" de Lima a Colombia. El tercer viaje fue el más especial. Lo llamamos "el viaje al fin del mundo", y el destino fue Patagonia. Cruzamos el sur de Chile, Argentina y el estrecho de Magallanes. Esa parte fue de ocho horas sentados en silencio.

El cuarto viaje fue desde el Pacífico hasta el Atlántico, 8,000 kilómetros en tres semanas de Lima a Brasil- Mi próximo reto será llegar a Rusia.

Mi "fierro" libera tensiones, desestresa y me da la sensación de libertad. Soy yo, el silencio, la moto y el paisaje por horas. Me he prometido hacer enduro extremo todos los sábados de mi vida hasta que el cuerpo me lo permita, y quiero tener la oportunidad de hacer más viajes porque la vida es muy corta.

contact REVISTA: SEMANA ECONÓMICA